Festival de Poesía Experimental. Edición VII – 2021

Estás en Inicio » Noticias » La obra intervenida: Juan Miguel Cortés

Festival de Poesía Experimental. Edición VII – 2021

La obra intervenida: Juan Miguel Cortés

20 de abril de 2018

Otros Contenidos

La obra intervenida esta basada en la obra de Juan Miguel Cortés, Juanmi como le llamamos los amigos, es de alma tranquila, un currela enorme donde los haya y apuesta por la experimentalidad, tal es, que es capaz de poner su obra en manos de desalmados que la agujerean, pintan, tapan…

la idea de construcción/reconstrucción es vieja, pero no por ello divertida, y una apuesta por la colectividad teniendo un final de anónimo, donde las intervenciones se funden y acaba siendo un Tótem, un símbolo del pluralismo y el sinsentido, bueno el DADA nos dejo al menos algo divertido, transformar el arte, la realidad impuesta y mancharse las manos de otra forma.

Juanmi nos dice: La obra intervenida es un proyecto de colaboración poético-artística, en el que participan veinte artistas de diferentes estilos, procedencias y generaciones. Cada cual interviene en una porción de una obra de Juan Miguel Cortés, formando una única pieza conjunta.

La trayectoria de Juanmi en ex!poesía en ya larga y me gustaría recordar y extractar pensamientos.
Recuerdo en el 2010, cuando propusimos esta primera experiencia a la que Juanmi se implicó de inmediato, en esa ocasión participaron 28 autores.

                                 Más sobre la obra intervenida 2010
Después nos salpicó con algunas obras hasta que se volcó en otro proyecto.
Buscando a Huidobro” es el resultado de un trabajo de inmersión en el poema de Vicente Huidrobo, “Altazor” (1931). Se compone de varias intervenciones espaciales para las cuales recojo pequeños fragmentos de esta obra, clave en la historia de la poesía experimental. Las instalaciones son un juego de palabras en las que intervienen el espacio y el espectador.

1 2 3 TRES ACCIONES POÉTICAS
Juan Miguel Cortés es un coleccionista de letras. Las recoge donde quedaron abandonadas, sobre puertas de lugares vacíos, aquí y allá, por tierra y por mar. Sus letras conforman un paisaje de formas y sabores, de sonidos y colores, que cobra sentido cuando Juanmi toma una A plateada y azul que dice A, y la sitúa en el comienzo de una búsqueda. Es la A de Altazor. Y así, una a una, coloca sus letras sobre una valla de obra que refulge en medio de la sala. El texto gira en rededor de la estructura como gira el paracaídas de Altazor, en un círculo inacabable. El texto dice:

Soy yo Altazor/Altazor/encerrado en la jaula de su destino/en vano me aferro a los barrotes/de la evasión posible.

Buscando a Vicente Huidobro camina Juan Miguel Cortés, y con su caminar convierte al espectador en transeúnte de la obra del poeta chileno. Es Altazor un poema de una inmensidad supina. El accionar del artista revela los bordes de esa inmensidad contenidos en un verso. Y el que mira no tiene más que asomarse a ese universo, que solo se puede entrever, y recorrer la valla en un círculo inacabable. Pasajero en tránsito, buscando infatigable un lago quieto en donde refrescar su tarea ineludible(1).

Esa acción se cometió en Sestao, el 13 de octubre. Meses antes, en Basauri, Altazor había volado de la mano de Juanmi en un remolino de letras vivas que decía: 

Los planetas giran en torno a mi cabeza/y me despeinan al pasar con el viento que desplazan.

Sobre una mesa redonda retroiluminada, el texto dibuja una espiral. Su lectura exige un viaje, un tiempo y un espacio. La acción del artista acciona el espectador.

Buscando a Huidobro nº 4 se desarrolla en la sala de exposiciones de Barakaldo, el 29 de noviembre.

En un rincón, dentro de una vitrina, un exprimidor rebosa letras. Han exprimido un libro, y las letras desbordadas sobre la mesa escriben: Soy yo Altazor. Hay un silencio de ojos que parpadean cuando el artista coloca, de nuevo, sobre la valla de obra, uno a uno, los tipos para formar otro verso. Y como Altazor morirás, y se secará tu voz y serás invisible(2), en la valla aparece este texto del Canto III de la obra:

Matemos al poeta que nos tiene saturados/poética poesía poesía/poesía poética de poético poeta/Demasiada poesía/Desde el arco-iris hasta el culopianista de la vecina.

Textos de Luis Alonso Pascual y Juanje Sanz.
Fotografías: Esteban Antolín Montero.

–>

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.